jueves, 19 de agosto de 2010

Qué paso...

Comenzaron los dime y diretes. Y espero sepan a lo que me refiere: el problema que se trae la iglesia y el gobierno sobre la nueva ley donde la gente homosexual puede casarse.
Y es que quienes somos para criticar sus gustos, preferencias y demás condiciones o gustos atraídos. No sabemos que cada cabeza es un mundo. Ahora el problema es que se dice que el gobierno del distrito federal (Por no decir nombres) Soborno. Burlo! a los jueces que aprobaron la ley para que esto pudiera ser una realidad.

La realidad es que es un problemon, porque de todo esto sólo se atraído un debate si quien tiene la razón o quien no. Nada es mas sincero mas que decir que es una grata idea que le den la oportunidad a aquellas personas que gustan de diferentes preferencias sexuales. Mas sin embargo esperemos esto y ellos sepan aprovecharlo bien y no tiren su oportunidad a la basura.
Y respecto al debate o pleito que se trae la iglesia contra el gobierno, únicamente me queda decir que respete las garantias individuales de la gente y sepa poder poner en alto su facultad del perdón de dios.

miércoles, 4 de agosto de 2010

Y la Sociedad Cambia...

Hace días me preguntaba si las personas cambian. Me lo pregunte como mas de quince veces y me decía que no. Llegué a ideas en que el orden no afecta al individuo; es decir que no importa lo que le pase, él seguirá siendo el mismo. Pero... ¿Quien me lo asegura?

Conozco a mucha gente por donde vivo desde hace mucho tiempo. Y podría jurar que han cambiado, en la forma de saludar, de vestir, de dirigirse a los demás. En lo que a mi concierne, me doy cuenta que no, Porque al instante mismo de tener que hablarles o tener que sostener una platica con ellos como antes, siguen siendo los mismos.

Entonces ¿Por que dicen que tal persona cambio? Es todo un dilema porque para cada quien es diferente la forma de ver las cosas; y si aun así le echamos que México algún día cambie... Bueno ese es tema de otra platica.

Ultimo Libro que Lei

Ultimo Libro que Lei
Inferno // Dan Brown

Los que gustan de seguir la Bretonimia