viernes, 25 de septiembre de 2009

Ensayo de la Sociedad.

La pérdida de valores.

En programas, revistas y periódicos, la práctica de los valores a veces carece en los textos; pero un programa que transmitió un capitulo sobre las tareas que pueden desarrollar la gente con discapacidad me dejo pensando… y aun sigo con la idea. ¿Esta gente puede ser tan productiva de lo que pensamos?...

He leído y sabido que fundaciones y proyectos llevados acabo por “empresas” o a veces “programas aislados del gobierno”, llevan a la práctica ciertas tareas que impulsan que las personas con discapacidad tengan un ámbito productivo de sus vidas. Se que por el norte del país es llevado mas este tipo de tareas donde ensamblan o limpian objetos y productos que se lanzarán al mercado, dándoles a estas personas una vida laboral.
Poco he oído en el distrito federal, sólo un programa, y creo que del sector privado mantiene a este sector social en ocupación laboral con el oficio de carpintería. Y si no me equivoco, aun personas sanas carecen de trabajo.

Pero tengo otra duda: ¿Por qué les llaman personas con capacidades diferentes? ¿Por qué no tienen un brazo o una pierna? ¿Por qué tienen retraso mental? ¿Por qué sus limitantes se basan en la inocencia? No deberíamos juzgar a un libro por su portada, pero también debemos entender que estas personas necesitan más que nuestro apoyo, un cariño y afecto especial, porque ellos no piensan con la maldad y la mala saña como los que nos decimos “normales”. Estas personas únicamente quieren sentirse útiles, ligadas aun rol productivo, que en su ámbito familiar puedan participar, ser queridos por lo que hacen y entender en serio la demanda productiva que ellos podrían hacer para su país, su hogar, su planeta.
Es por eso que a veces el mirar feo, discriminar y humillar a este tipo de personas no nos llevara a lo que en conclusión me dejó: Una falta de valores; ¡Perdida total! ¡Es una mala educación que hemos tenido señores! Porque para empezar, nunca se nos inculca desde la escuela un respeto tan general y participativo con este sector si no se encuentra un niño así en nuestro salón. Y no por lastima, si no porque como en ese salón va ese niño discapacitado, todos quieren corroborar para que no se note nuestra ignorancia e inmadurez a este tema. ¡Aunque no haiga un niño así en nuestro salón, trabajo u ocupación: DEBEMOS TENER UNA EDUCACIÓN MAS ALLÁ DEL QUE ME DIRAN SI NO LE AYUDO. Es difícil, pero sencillo, todos debemos participar en estas practicas, fomentar a nuestros menores este respeto, no porque tenga la discapacidad, si no porque es un ser humano como todos y por ser limpio de espíritu, no se puede tratar igual que un maleante.
Lo que quiero dar a entender es que estas personas son tan sensibles y únicas que con el absoluto respeto que se merecen será como dejaran de ser personas que den lastima o que se discriminen.

Sin embargo la lucha contra todo sistema ya establecido entre la sociedad tiene que llevar su proceso, su reacomodamiento y su aceptación, pero… ¿Quién dijo que seria demasiado tarde para comenzar por nuestra cuenta? Tratemos de ver a estas personas como nuestros iguales, porque así, dejaremos de ser un sistema que se sigue como borregos al precipicio.

Ultimo Libro que Lei

Ultimo Libro que Lei
Inferno // Dan Brown

Los que gustan de seguir la Bretonimia